SECCIÓN SALUD: Ponga un alto a pies hediondos

Si alguna vez ha pasado la vergüenza de quitarse los zapatos en un lugar público y su olor no es muy agradable, debe poner atención a lo que está haciendo para provocar eso.

Muchas veces los aromas desagradables se dan por desaseo, tipo de alimentación, ponerse zapatos cuando aún los pies están húmedos, entre otras.

Por eso es importante que chequee bien lo que hace y ponga un alto a este mal que indispone a usted y sus acompañantes. Este problema se da por un hongo llamado epidermofitos que se mezcla con el sudor, haciendo la combinación perfecta para afectar sus pies.

En el mercado existen productos que le ayudarán a combatir o mermar los olores, pero también hay recetas naturales como: Aplique aloe vera (sábila) en sus pies varias veces al día.

Introduzca sus pies en agua con vinagre.

Colocar 30 gramos de jengibre en una taza de agua hirviendo, deje reposar cinco minutos y aplique.

Remojar, por cinco minutos los pies en una mezcla de partes iguales de tomillo y manzanilla. Pasado ese tiempo, enjuagar y secar.

Añadir una cucharada de bicarbonato sódico a un poco de agua tibia y mezclar hasta formar una pasta. Con ella, frotar con suavidad la zona afectada, enjuagar después y secar con cuidado.

Si a pesar de usar las recetas naturales el malestar persiste, puede acudir también a los tratamientos que venden en el comercio entre ellos talcos, sprays, gotas.

Los que están más propensos a tener pie de atleta son los deportistas y aquellos individuos que suelen usar mucho los baños públicos.

Algunas de las recomendaciones para evitar el pie hediondo son:

Cambie de zapatos y medias todos los días.

Lavar pies y secarlos bien.

No usar zapatos húmedos.

Retirar la piel muerta, callos.

Evitar calzado apretado, ajustado, no ventilado o de material de plástico.

Si ya ha probado de todo y persiste el aroma puede acudir a un podólogo, que es el profesional sanitario que previene, diagnóstica y trata los problemas del pie, y se ocupa de su cuidado integral. Ya no hay impedimentos para que usted tenga pies sanos, ¡cuídelos!