Siguen tras la pista de saqueadores