‘Sin rastro de sangre’: Revelan que a Khashoggi le inyectaron un coagulante antes de desmembrarlo

Los asesinos del periodista saudí Jamal Khashoggi le habrían inyectado  «un agente de coagulación sanguínea» para prevenir el sangrado de su cadáver antes de ser desmembrado y, de este modo, «no dejar rastro de sangre» en el consulado saudí de Estambul (Turquía), informaron este sábado medios locales.

Según funcionarios de seguridad y del sistema jurídico de Turquía, Khashoggi fue «estrangulado y asesinado mediante una dosis letal de tranquilizantes». Asimismo, el medio Yeni Safak indica que las autoridades turcas hallaron restos de «ácido fluorhídrico y otras sustancias químicas» en el interior de un pozo de la casa de Mohamed Alotaibi, el cónsul general saudí en la capital turca, lo que sugiere que el cuerpo de la víctima fue disuelto usando este tipo de sustancias.

El 2 de octubre, el periodista saudí Jamal Khashoggi, residenciado en EE.UU. y columnista de The Washington Post, desapareció tras entrar en el consulado de Arabia Saudita en Estambul. Dos semanas después, Riad admitió que Khashoggi murió dentro de la misión diplomática. Según su «investigación preliminar», falleció como resultado de «una pelea», mientras varios medios informaban que las autoridades turcas disponían de pruebas que apuntaban a que Khashoggi fue asesinado y desmembrado en el consulado.

Este jueves la Fiscalía de Arabia Saudita ha pedido la ejecución de cinco personas sospechosas de haber ordenado y supervisado el asesinato de Khashoggi en el consulado de Estambul (Turquía). Once personas han sido acusadas y 21 se encuentran detenidas en relación con el crimen, precisaron los fiscales.

Este viernes trascendió la noticia de que la CIA ha llegado a la conclusión de que el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salmán, dio personalmente la órden de asesinar al periodista saudí.