Sube a 109 el número de muertos por explosión de ducto en México

El número de fallecidos por la explosión de un ducto en el central estado mexicano de Hidalgo mientras era saqueado por civiles subió a 109, informó este viernes el Gobierno.

“Se han ido sumando algunos de hospitales privados y en las últimas horas, incluyendo dos en esta madrugada que fallecieron en el hospital regional de Zumpango (en el vecino estado de México), hemos cuadrado una cifra final de 109 fallecimientos”, dijo en conferencia de prensa el secretario de Salud, Jorge Alcocer.

Las autoridades informaron además que pobladores de Hidalgo han colaborado con la Policía Federal para señalar 14 puntos de tomas clandestinas, los cuales ya fueron clausurados.

La tarde del 18 de enero, el ducto fue perforado provocando un potente chorro de gasolina que atrajo a varios pobladores de la localidad de Tlahuelilpan, en Hidalgo, incluyendo familias enteras, que con baldes y bidones recolectaban la gasolina cuando los sorprendió la explosión.

El estallido ocurrió en un momento en que el gobierno impulsa una estrategia nacional para acabar con el robo de combustible.

El martes pasado, el ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador anunció planes sociales en zonas pobres donde ha florecido el robo de gasolina.

En el robo de combustibles participan desde grupos criminales que perforan ductos de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) y que cuentan con camiones cisterna y centros de almacenamiento, hasta algunos pobladores que venden la gasolina en bidones en carreteras comunales.

Poderosos cárteles de narcotraficantes también se han involucrado en esta actividad ilícita, que en 2017 le costó al Estado mexicano unos 3.000 millones de dólares.

El “huachicol” -como se conoce en México al combustible robado- cuesta en promedio la mitad del precio de las gasolinas en el mercado y Pemex investiga si estaciones de servicio son abastecidas por grupos criminales.