Terroristas usaron explosivos con tornillos para causar más daño en Bélgica

La radiografía de un herido en el atentado del martes en el aeropuerto de Bruselas, Bélgica, muestra un tornillo incrustado en uno de sus pulmones, algo que comprueba la teoría de que los terroristas usaron explosivos con ese tipo de piezas para causar más daño.

Los hermanos Khalid e Ibrahim El Bakraoui, vinculados a los atentados de París, fueron identificados el miércoles como dos de los tres kamikazes de los atentados de Bruselas, cuya policía anunció la búsqueda de un cuarto sospechoso.

Inmediatamente después de los peores atentados de la historia de Bélgica, la policía lanzó una amplia operación de busca y captura durante la cual encontró un taller para fabricar explosivos.

En el taller allanado se encontraba toda una gama de productos para fabricar explosivos “El allanamiento en esa dirección permitió descubrir 15 kg de explosivo de tipo TATP [un explosivo altamente inestable], 150 litros de acetona, 30 litros de agua oxigenada, detonadores, una valija repleta de clavos y tornillos así como material destinado a confeccionar artefactos explosivos”, dijo Van Leeuw, fiscal federal.

¿Innovación?

Se presume que los terroristas innovaron los explosivos al incluir tornillos para causar más daño. Hasta el momento, se desconoce el estado de salud del paciente al que le fue tomada la radiografía con el tornillo incrustado en un pulmón.

El diario español El Mundo publicó en su sitiowww.elmundo.es declaraciones de Marc Decramer, administrador del hospital universitario Gasthuisberg de Lovaina, quien destacó alar que la mayoría de víctimas que auxiliaron allí presentaban heridas que evidencia que las bombas contenían tornillos.

Además, una fuente hospitalaria citada por la agencia de noticias Belga aseguró también que la mayoría de heridos atendidos «sufrieron fracturas, quemaduras y graves cortes provocados por objetos metálicos», agrega El Mundo.