Tras cinco días sin eventos públicos, Donald Trump retoma la actividad con un tributo a los veteranos

- Publicidad -spot_img

Donald Trump reaparecerá este martes tras cinco días sin actos en público, para participar de una ceremonia en tributo a los veteranos de guerra en el cementerio de Arlington (Virginia).

Desde el día de las elecciones, la agenda diaria del presidente estadounidense había permanecido vacía y solo se mostró ante las cámaras una vez, el jueves, para una conferencia de prensa en la que se declaró ganador de los comicios cuando la diferencia de votos todavía no era definitiva a favor de Joe Biden.

Sus únicas actividades conocidas fuera de la Casa Blanca han sido jugar golf dos veces en el fin de semana, después de que Biden fuera declarado ganador.

Según lo informado por la Administración, Trump partirá a las 10.45 (hora local, 15.45 GMT), en la víspera del Día de los Veteranos, acompañado de la primera dama. Tras la ceremonia, volverá directamente a Washington. Es habitual que el mandatario responda preguntas de la prensa en los jardines de la Casa Blanca antes del despegue, pero depende de la voluntad del líder republicano, que en los últimos días se ha limitado a interacciones por Twitter.

“¡Ganaremos!”, escribió en mayúsculas el martes, agregando: “Estamos progresando mucho. Los resultados comienzan a llegar la próxima semana. ¡Hagamos a Estados Unidos grande otra vez!”.

Las reuniones confidenciales de inteligencia, de rutina para un presidente, han estado fuera de la agenda diaria. Tampoco se ha mencionado el dramático repunte de casos de covid-19 en todo el país.

Y sus conferencias de prensa, entrevistas con la cadena Fox News o sesiones improvisadas de preguntas y respuestas con periodistas en la Casa Blanca, que alguna vez fueron casi diarias, desaparecieron.

La única acción presidencial significativa de Trump ha sido el despido abrupto del secretario de Defensa, Mark Esper, el lunes, también por Twitter.

En tanto, la ventaja del candidato demócrata en varios estados clave es insuperable y no parecería cambiar incluso si prosperaran las demandas judiciales de la campaña republicana.

Trump agregó, sin embargo, una nueva arma potencial a su cruzada contra los resultados el lunes, cuando su fiscal general, Bill Barr, acordó autorizar investigaciones sobre “acusaciones específicas” de fraude.

Aunque Barr advirtió que “las afirmaciones engañosas, especulativas, fantasiosas o inverosímiles no deberían ser una base para iniciar investigaciones federales”, su inusual intervención en la disputa generó preocupaciones de que Trump no cederá en sus esfuerzos. El principal fiscal de delitos electorales del Departamento de Justicia, Richard Pilger, renunció en protesta.

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Boletín Informativo

Suscríbase para recibir nuestro contenido más reciente.

    No le enviaremos spam. Puede darse de baja en cualquier momento.

    Ultima Hora

    ACTUALIDAD

    - Publicidad -spot_img