Tres policías muertos en un tiroteo contra agentes en Luisiana

Un nuevo ataque contra la policía ha sacudido a Estados Unidos. Al menos tres agentes murieron y otros tres resultaron heridos de diversa gravedad este domingo por disparos realizados por un atacante cerca de una comisaría en Baton Rouge (Luisiana). La policía local ha confirmado que el asalto fue perpetrado por un único atacante y que este fue abatido, a pesar de que en un primer lugar se informó de que la policía buscaba a otros dos posibles implicados. Según las primeras informaciones, el atacante iba vestido de negro y portaba un rifle, lo que apunta a un acto premeditado en un país que no parece capaz de superar las tensiones raciales.

La policía estatal de Luisiana ha informado este domingo por la tarde que las víctimas tienen entre 32 y 51 años cuando respondieron a la alerta por la presencia de un hombre caminando con un rifle por una avenida de Baton Rouge. Fuentes citadas por varios medios estadounidenses han identificado al sospechoso como Gavin Long, un exmarine afroamericano que este mismo día cumplía 29 años y residente en Kansas City, Misuri.

Entre las primeras llamadas al servicio de emergencia y el momento en que Long disparó contra los agentes transcurrieron 24 minutos. Cuatro minutos después llegaron los efectivos de los servicios de urgencias y refuerzos policiales que acabaron con la vida del atacante. Las autoridades no han revelado aún si su asalto fue premeditado o si se produjo un altercado con los agentes que provocó el tiroteo.

«Independientemente de los motivos que tuviera», dijo el presidente, Barack Obama, en una comparecencia desde la Casa Blanca, «sus acciones nos recuerdan los peligros a los que se enfrenta la policía a diario en todo el país». El mandatario, que apenas hace cinco días viajó a Dallas con motivo de los cinco policías asesinados en la ciudad de Texas, aseguró que «nada justifica un ataque contra las fuerzas de seguridad» y que «los ataques a la policía son ataques contra todos nosotros».