Turquía acusa al papa Francisco de tener «mentalidad de cruzada» por recordar el genocidio armenio

Las declaraciones de Francisco sobre el genocidio armenio, pronunciadas este viernes durante su visita a Armenia, «son signos desafortunados de la mentalidad de cruzado, que refleja tanto en el papa como en la actividad del papado», ha declarado este sábado el viceprimer ministro de Turquía, Nurettin Canikli.

«Antes que nada, es una lástima que el papa haya hecho tales observaciones», enfatizó Canikli. El viceprimer ministro turco ha comparado el discurso de Francisco con el ‘Brexit’ en el Reino Unido. «Los suyos no son comentarios imparciales, no tienen ninguna relación con la realidad», consideró.

Según el político turco, tanto el reconocimiento del genocidio que tuvo lugar el pasado 2 de junio por el Bundestag alemán, como las referencias del Sumo Pontífice durante su visita a Armenia «son declaraciones políticas, basadas en factores religiosos».

En abril del pasado año, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, criticó a Francisco por la celebración del centenario del genocidio armenio llevada a cabo en la Basílica de San Pedro en presencia del Catholicós Karekin II y el presidente armenio, Serzh Sargsián.

Durante este evento, Francisco calificó el exterminio sistemático de los armenios en el Imperio otomano como «el primer genocidio del siglo XX». Se trata de una expresión pronunciada desde el Vaticano, por primera vez, por san Juan Pablo II. En un mensaje claro a Ankara, el papa agregó que «esconder o negar el mal es como dejar que una herida continúe sangrando sin medicación».

El 24 de junio, el papa Francisco ha llegado a Ereván (Armenia) en el marco de una visita de tres días a este país, famoso por ser el primer Estado en aceptar el cristianismo como su religión oficial. El Sumo Pontífice ha descrito la matanza masiva de armenios bajo el dominio turco otomano en la Primera Guerra Mundial como un «genocidio».

«Lamentablemente esa tragedia, ese genocidio, fue la primera de la serie de deplorables catástrofes del siglo pasado. Fue llevado a cabo por retorcidos objetivos raciales, ideológicos o religiosos que oscurecían las mentes de los verdugos, hasta tal punto de planificar la aniquilación de pueblos enteros», expresó.

Muchos historiadores consideran que la persecución, deportación y masacre por parte del Imperio otomano dejó hasta 1,5 millones de víctimas armenias. Por su parte, Turquía acepta que en las deportaciones de armenios murieron miles de personas pero se niega a considerar estos hechos, ocurridos hace ahora un siglo, un exterminio organizado.

Turquía acusa al papa Francisco de tener1

El genocidio armenio fue reconocido por Alemania, Argentina, Austria, Bélgica, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, Chipre, Francia, Grecia, Italia, Líbano, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, Paraguay, Polonia, Rusia, Eslovaquia, Suecia, Suiza, EE.UU., Uruguay, Ciudad del Vaticano y Venezuela.