Un republicano de Miami hace el último intento para lograr un voto sobre inmigración en el Congreso

855

El representante republicano de Miami, Carlos Curbelo, está encabezando un último intento para cambiar las leyes de inmigración del país después de años de inacción, y en las últimas tres semanas ha estado tratando intensamente de reunir republicanos insatisfechos para evitar al presidente de la Cámara Paul Ryan y forzar una serie de votos en la Cámara sobre inmigración en los próximos días…

Esto es lo que usted necesita saber.

El 9 de mayo, Curbelo presentó una petición para cambiar las reglas en la Cámara de Representantes y permitir votos sobre cuatro proyectos de ley relacionados con inmigración. Si la petición funciona, el proyecto de ley que reciba apoyo más allá de una mayoría simple pasará a la Cámara y se dirigirá al Senado para su consideración.

En cuestión de horas, 17 republicanos firmaron la petición de Curbelo, incluidos los representantes republicanos de Miami Mario Díaz-Balart e Ileana Ros-Lehtinen.

Curbelo y el representante republicano de California, Jeff Denham, han liderado un esfuerzo en las últimas dos semanas para lograr que más republicanos participen. Para que se apruebe la petición en una cámara controlada por republicanos conservadores que no respaldan su legislación, Curbelo necesita los votos de 25 republicanos y de cada demócrata en la Cámara. El jueves por la tarde, faltaban dos firmas republicanas para los 25 votos que se necesitan de ese partido.

La petición forzaría una votación sobre los siguientes proyectos de ley:

Una ley conservadora de inmigración adoptada por la mayoría de los republicanos de la Cámara de Representantes que no cuenta con suficiente apoyo para aprobarse.

Un proyecto de ley denominado DREAM Act que protegería de la deportación a los destinatarios de DACA y los jóvenes elegibles para DACA que no se registraron para el programa y les abriría un camino hacia la ciudadanía.

Un proyecto de ley que les brinda a los jóvenes elegibles para DACA un camino hacia la ciudadanía y al mismo tiempo incluye fondos para la seguridad fronteriza.

Una cuarta propuesta que elegiría Paul Ryan.

Curbelo y los otros republicanos que formaron la petición generalmente no apoyan la ley conservadora de inmigración y quieren ver un voto sobre los otros proyectos de ley.

La Cámara de Representantes recesa por el Día de los Caídos, lo que priva por unas emana a Curbelo y sus colegas de la oportunidad de forcejear más en Washington.

“El gran error que muchos miembros han cometido aquí por ser buenos jugadores en equipo es sentarse y confiar en los líderes para que resuelvan sus problemas por ellos, y eso es un gran error”, dijo Curbelo. “Los líderes tienen que realizar sus propias funciones, no pueden cuidar niños y alimentar con cuchara a las personas. Tienes que salir y conseguir lo que quieres”.

Curbelo dijo que un grupo de los que firmaron la petición se reunieron con Ryan y el grupo conservador Freedom Caucus en los últimos días para buscar un compromiso, y que la campaña de peticiones continuará hasta que tenga éxito o se anuncie un acuerdo.

Pero podría ser difícil para Curbelo persuadir al vigésimo quinto legislador republicano a unirse. Quien quiera que sea, sería el punto de inflexión teórico para iniciar un debate sobre inmigración en la Cámara de Representantes por encima de las objeciones de los republicanos conservadores.

Y debido a una peculiaridad en las reglas, las cuatro leyes de inmigración solo pueden recibir votos dos veces en los meses siguientes, si la petición es exitosa. Si un proyecto de ley tiene éxito, se dirige al Senado de Estados Unidos, donde su destino es incierto.

El Senado votó sobre una serie de proyectos de inmigración a principios de este año, pero cada propuesta no alcanzó los 60 votos requeridos en esa cámara de 100 miembros. La propuesta de inmigración del presidente Donald Trump recibió apenas 39 votos en el Senado a principios de este año, y cualquier propuesta de inmigración en el Senado necesitará apoyo bipartidista.

Más allá de los reglamentos, la petición tiene implicaciones políticas para miembros como Curbelo y otros firmantes como Mario Díaz-Balart, con reelecciones competitivas en sus distritos que podrían inclinarse hacia los demócratas. Curbelo ha sido atacado y apoyado por diversos grupos de defensa de los inmigrantes por su trabajo sobre inmigración durante el año pasado, e inicialmente Curbelo esperaba que la decisión de Trump de poner fin a un programa de Obama que protegía a 690,000 jóvenes inmigrantes de la deportación obligaría al Congreso a actuar.

Pero luego los tribunales dejaron sin efecto la fecha límite de Trump en marzo, lo que obligó a los destinatarios de DACA al limbo legal y presionó al Congreso para que apruebe una ley que los proteja de posibles deportaciones.

Curbelo respondió votando en contra de una serie de proyectos de ley de gastos a corto plazo porque no era inminente una solución sobre el tema de inmigración, pero solo una republicana, Ros-Lehtinen, se le unió.

La petición ha resultado ser mucho más exitosa, aunque no está claro si el líder mayoritario del Senado, Mitch McConnell, permitirá votar sobre un proyecto de ley aprobado por la Cámara.