Una boliviana de casi 118 años opta al récord Guinness a la mujer más longeva del mundo

471

Julia Flores Colque, una mujer boliviana que dentro de menos de dos meses cumplirá 118 años, está considerada la persona más longeva del mundo. Su plusmarca será postulada para el Guinness de los récords, informa Página Siete.

La mujer nació el 26 de octubre de 1900 en un poblado cercano al municipio de San Pedro de Buena Vista (provincia de Charcas, departamento de Potosí). Allí transcurrieron su infancia y su juventud, en medio de labores relacionadas a la cría de ganado y a la producción agrícola.

Posteriormente, se mudó a Sacaba (provincia de Chapare del departamento de Cochabamba) y durante las siguientes cinco décadas fue testigo de cómo esa pequeña ciudad de 3.000 habitantes creció hasta convertirse en una urbe de 175.000 habitantes, detalla Daily Mail.

Según sus familiares, el secreto de la longevidad de Julia está en su alimentación, que incluye chuño, papa, zapallo y verduras, así como una porción de carne y bebidas de cebada.

La mujer prefiere evitar el arroz y los fideos, pero en su mesa nunca puede faltar la gaseosa. Se despierta todos los días a las cinco de la mañana y comienza el día desayunando frutas, para luego pasar el día en reposo, jugando con su gato y su perro.

ulia nunca se casó ni tuvo hijos y actualmente vive bajo cuidado de su sobrina, cuyos hijos crió con dedicación como si se tratara de sus propios nietos.

A pesar de haberse fracturado la cadera a causa de una caída hace unos años y de no poder operarse por su avanzada edad, la mujer recuperó, con esfuerzo, su habilidad de caminar y trata de ser independiente en su vida cotidiana.

Los allegados y conocidos de Julia destacan su trato alegre y la sonrisa que siempre está presente en su rostro, recoge Red Uno. Además, la anciana mantiene el gusto por su charango —un instrumento musical de cuerda popular en la zona andina— en el cual interpreta, con nostalgia y emoción, los ritmos originarios de sus tierras natales en el norte de la provincia de Potosí.

Los allegados y conocidos de Julia destacan su trato alegre y la sonrisa que siempre está presente en su rostro, recoge Red Uno. Además, la anciana mantiene el gusto por su charango —un instrumento musical de cuerda popular en la zona andina— en el cual interpreta, con nostalgia y emoción, los ritmos originarios de sus tierras natales en el norte de la provincia de Potosí.