Una persecución policial terminó a los besos

137

Una persecución policial en Los Ángeles terminó de la forma menos pensada. El conductor de una camioneta de alquiler y su acompañante se bajaron con las manos en alto, se abrazaron y se besaron antes de que los efectivos los redujeran y los obligaran a tirarse al piso para detenerlos.

El episodio fue en el sur de la ciudad estadounidense, cuando el conductor empezó a salir y entrar de la autopista 110 en dirección a la ciudad de Long Beach e incumplió al menos una señal de tránsito y casi chocó contra un auto.

Tras kilómetros de intentar escapar de los patrulleros, finalmente la pareja que iba a bordo de la camioneta paró y se bajó con las manos en alto. La cadena NBC registró el momento en el que el hombre abrazó y besó a la mujer, que intentó resistirse a que el conductor la agarrara. Fue en ese instante que un equipo de oficiales armados aprovechó el momento de distracción y les disparó con una pistola eléctrica.