Viernes 13: ¿por qué es considerado de mala suerte?

397

Aunque el folklore histórico indica que es difícil determinar con exactitud el origen de este tabú, muchos creen que se origina de la Última Cena y los 13 invitados que se sentaron a la mesa el día antes del viernes en que Jesús fue crucificado.

Lo que empezó como una interpretación cristiana, ahora es un fenómeno que obliga a muchas personas a evitar los pisos número 13 de los hoteles, la décimo tercer fila en un avión y hasta el mero día de la semana.

Pero hay otras teorías que sugieren el origen de este día tan problemático y lleno de mala suerte.

Empecemos con el viernes 13 de octubre de 1307, la fecha en que el Papa de la Iglesia católica romana, junto con el Rey de Francia, condenaron a muerte a una orden militar monástica, bien conocida como los Caballeros Templarios. Su líder fue torturado y crucificado.

El sexto día de la semana, el viernes y el número 13 se consideran cada uno de mala suerte… y al ser combinados ¡es mucho peor! Muchos acontecimientos bíblicos negativos tuvieron lugar en viernes, incluyendo la expulsión de Adán y Eva del Jardín del Edén, el inicio del Gran Diluvio y, como había mencionado, la crucifixión de Jesús.

La posición del viernes como día de mala suerte se ha fortalecido por ser el día de ejecución de criminales durante muchos años, comúnmente llamado “El día del ahorcado.” El número 13 también se ha asociado con mala suerte por muchísimos siglos.

Los escandinavos creían que el número 13 era de mala suerte porque su 13° semidiós mitológico, Loki, traía grandes desgracias a los humanos.

13 era el número de invitados en la mesa de la Última Cena. La decimotercera persona era Judas… el traidor.