Alimentos buenos contra la inflamación estomacal

103

La distensión abdominal suele aparecer tras disfrutar de una comida excesiva, aunque en realidad constituye un signo claro de alguna patología o trastorno digestivo como, por ejemplo, las intolerancias alimentarias, la dispepsia, la retención de líquidos, la ruptura de los músculos abdominales o afecciones como el síndrome del intestino irritable y la enfermedad de Crohn.

Sin embargo, el origen del problema también puede residir en el exceso o la escasez de fibra en la dieta o la presencia de gases a nivel abdominal, dos cuestiones dietéticas que tienen fácil solución gracias al seguimiento de un régimen muy especial. Antes de recomendar alimentos beneficiosos para dicha dolencia, ¿cómo podemos solucionar ambos diagnósticos?

¿Gases o fibra?

Cuando la ingesta de fibra es escasa, las heces no adquieren el tamaño normal pasado un tiempo, ya que este nutriente es su principal componente. Por este motivo, también es habitual que aparezcan casos de estreñimiento con retención de las heces en el conducto intestinal, provocando así una distensión lo suficientemente incómoda como para afectar a la calidad de vida del individuo. ¿La solución? Incrementar el consumo de fibra de manera progresiva a través de ingredientes como los cereales integrales y la fruta. Sin olvidar los dos litros de agua al día.

Por otro lado, el exceso de fibra también puede provocar una malabsorción de determinados componentes, dando lugar a diarreas, gases intestinales y, por lo tanto, hinchazón abdominal. En este caso, lo mejor es repartir la cantidad de fibra dietética a lo largo de todo el día, practicar algún tipo de actividad tras la comida -para fomentar la movilización del intestino- o masticar bien los alimentos para facilitar el proceso digestivo.

Finalmente, los gases son consecuencia directa de malos hábitos como el consumo de bebidas gaseosas, masticar con la boca abierta, hablar en exceso o tomar demasiado chicle. Todas estas costumbres hacen que traguemos más aire del habitual, provocando la distensión de la que hoy hablamos. Basta con erradicar dichos actos para evitar esa molesta hinchazón. Bajo esta premisa, ¿qué otros alimentos y prácticas debemos tener en cuenta para erradicar los síntomas?

Adiós al vientre hinchado

-Un remedio natural para eludir los síntomas de la distensión abdominal es incluir tomate, espárragos y pepinos a la dieta. Estos ingredientes tienen propiedades diuréticas asombrosas, ayudándonos a purificar el organismo y a deshacernos de los desechos y las toxinas perjudiciales.

-“Los germinados de alfalfas y las lentejas son excelentes para tu organismo, puesto que contienen una gran cantidad de vitaminas y minerales. Estos alimentos, además, tienen la gran particularidad de poderse agregar a las ensaladas o a las sopas que prepares en casa”, añaden desde el portal médico Mejor con Salud.

-Como hemos visto, la fruta fresca también es un gran aliado, ya que tiene una buena cantidad de agua y fibra. Eso sí, deben ser variadas -no es bueno acostumbrar al estómago al mismo tipo de alimentos- y no exagerar su consumo. Debemos recurrir con moderación a algunos ejemplares como la manzana, la banana, el melocotón o la pera. Por el contrario, las opciones más saludables son los cítricos, la piña, el higo, el aguacate o la sandía.

A excepción de aquellas personas que padecen intolerancia a la lactosa, el consumo de leches fermentadas y yogures con probióticos también favorece el tránsito intestinal, reduciendo el riesgo de estreñimiento y flatulencias.

-Otros alimentos fermentados a tener en cuenta son el miso, el kéfir, el chucrut, el kimchi, el té kombucha o las ciruelas umebochi, una variedad japonesa ya encurtida.

-Los huevos, siempre en cantidades moderadas, también pueden resultar de gran ayuda. Los expertos recomiendan incluirlos en la alimentación a modo de tortilla, pasados por agua o cocidos.

-El pescado blanco y las carnes magras, o simplemente con poca grasa, son una buena alternativa para solucionar la hinchazón del vientre pues son fáciles de digerir y aptos para una dieta blanda.

-La acción eupéptica de ciertas plantas aumenta la producción de los jugos gástricos y mejora la digestión. A este grupo pertenecen el orégano, la canela, el hinojo, la menta, el jengibre, el laurel o la salvia, todos ellos disponibles como infusión o especias.

-En cuanto a los alimentos que debemos eliminar por completo de la dieta, por lo nocivos que resultan para dicha afección, se encuentran la sal, los productos cargados de grasas saturadas, el pan blanco, las comidas muy condimentadas, los dulces ricos en hidratos de carbono y, en menor medida, las legumbres y los lácteos.

-Todas estas pautas alimenticias deben combinarse con una serie de hábitos que también previenen la distensión abdominal como, por ejemplo, comer más lento, fraccionar la dieta, hacer ejercicio físico, controlar el estrés o dar prioridad a métodos de cocción más saludables como los hervidos o las elaboraciones al vapor, al horno y a la plancha.

Fuente: Diario El Confidencial España