Autoridades fronterizas de EE.UU. anuncian cambios, tras muerte de segundo niño migrante

La muerte del segundo niño guatemalteco este mes mientras estaba bajo custodia de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense, (CBP, por sus siglas en inglés), está generando una avalancha de críticas y emotivas reacciones dentro de Estados Unidos.

La secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, emitió un comunicado al respecto en el que asegura que “esta tragedia, la muerte de un niño en custodia del gobierno es profundamente preocupante y devastador. En las últimas 24 horas, he dirigido una serie de acciones adicionales para cuidar aquellos que entran en nuestra custodia”.

Nielsen explicó que en los últimos dos meses, la patrulla fronteriza ha detenido a 139.819 migrantes ilegales en la frontera sur, lo que representa un incremento de 86% en comparación al mismo periodo del año fiscal anterior.

Señaló que esta “cambiante” dinámica se debe, entre otras cosas, a “un sistema que recompensa a los padres que envían a sus hijos a cruzar la fronteras solos”, “un proceso de asilo que no es capaz de rápidamente ayudar a aquellos que califican para un asilo” y “un sistema que alienta actores a malos personajes a entrenar a migrantes para hacer afirmaciones frívolas”.

La secretaria del departamento indicó que esta crisis es exacerbada por el incremento de personas que busca entrar a los EE.UU. que sufren de enfermedades respiratorias o exhiben alguna otra enfermedad durante la detención. “Dada la locación remota de los sus cruces ilegales y la falta de recursos, es aún más difícil para nuestro personal para ser los primeros en responder”.

Sobre la medidas que tomó, detalla que pidió al Centro del Control de Enfermedades una investigación por el “repunte” de niños enfermos que cruzan la frontera e identificar pasos adicionales. Igualmente, solicitó al Cuerpo Médico de la Guardia Costera proveer asistencia al servicio médico de CBP y hacer las recomendaciones apropiadas para mejoras. Además, pidió más personal médico al Departamento de Defensa.

Igualmente, Nielsen informó que conversó con funcionarios en México para solicitarles que comiencen investigar las causas de enfermedades de su lado de la frontera, además de ofrecer asistencia médica en los refugios, e indicó que visitará al final de esta semana para ver de primera mano la condiciones de la estación de la Patrulla Fronteriza.

La propia agencia federal ha ordenado la realización de chequeos médicos a los menores bajo su cuidado. Todos provienen junto a padres y parientes de países latinoamericanos y buscan asilo en Estados Unidos.

La agencia también trabajará para mejorar las opciones de custodia, como un mejor transporte a los Centros Residenciales Familiares y la liberación supervisada, así como trabajar con agencias no gubernamentales para la vivienda.