Campañas políticas prematuras no son aceptadas por la población