Carolina del Norte: tiroteo y toma de rehenes termina en tragedia

Cinco personas resultaron murieron, entre ellos dos policías, tras una toma de rehenes y un tiroteo en Boone, Carolina del Norte, informaron este jueves las autoridades locales.

Los oficiales fallecieron cuando fueron baleados al tratar de acceder al interior de una vivienda en esta localidad rural, de 19,000 habitantes y ubicada 160 millas al noroeste de Charlotte, la ciudad más poblada de ese estado.

Durante los intentos para rescatar a los policías, que se prolongaron durante horas, hubo varios intercambios de disparos y otro policía fue impactado por las balas aunque no resultó herido al llevar protección antibalas, explicó la oficina del Alguacil del condado de Watauga.

Finalmente, la policía pudo entrar a la casa donde encontró tres cadáveres más, entre ellos el del presunto atacante, cuya identidad no ha sido revelada.

Las autoridades indicaron que la investigación sigue abierta para tratar de esclarecer los posibles motivos de los trágicos sucesos.

«Los terroríficos tiroteos que se llevaron a seres queridos muestran el peligro siempre presente que enfrentan las fuerzas de seguridad en su trabajo», señaló Roy Cooper, gobernador de Carolina del Norte, en un comunicado.