Continúan deforestando la biósfera del Río Plátano

938

La Reserva de la Biósfera Río Plátano, que representa casi el 7% del país, está ubicada en el corazón de la región de la Mosquitia Hondureña cubre un área que supera las 800,000 hectáreas. Junto con otras áreas protegidas adyacentes como la Reserva de la Biosfera Tawahka- Asangni, Parque Nacional Sierra de Agalta, el Parque Nacional Patuca, la reserva biológica Rus Rus y el parque nacional Bosawas, este último en Nicaragua, forman el área silvestre más grande en Centroamérica.

Río Plátano fue reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como el primero de más de 700 Sitios de Patrimonio Mundial en 1981. La biosfera del Río Plátano es parte del Corredor Biológico Mesoamericano de 2 millones de hectáreas, que también incluye a la Reserva de la Biosfera Bosawas, un sitio de Parques en Peligro en Nicaragua.

La reserva situada entre los departamentos de Colón y Gracias a Dios, es la zona más grande de bosque del país. Esta bañada por numerosos ríos de los cuales la mayoría fluyen del mar Caribe, como por ejemplo el Río Guarasca que luego se convierte en el Río Plátano, también el Río Cuyamel y el Río Chilmeca. Algunas de las poblaciones que se encuentran en los alrededores son Palacios, Las Marías, Playitas y Curí.

La biósfera contiene la mayor población de especies en peligro de extinción de toda Honduras. La protección de la reserva es de gran importancia para más de 375 especies de aves se encuentran en la biósfera. La biosfera también es visitada por muchas especies de aves migratorias. Muchas de las especies raras de aves que se encuentran en estas regiones, no pueden ser vistas en otras partes del país. Especies como águila arpía, halcón fajado, guacamaya verde y rojo, pescador menor y jabirú. También hay muchas especies de mamíferos como ser: monos capuchinos, tigrillo o gato de monte, lince, jaguar, oso hormiguero gigante, y mamíferos como el manatí y muchas especies de reptiles, entre otros.

Esta es otra de las razones por las cuales la biosfera es de gran importancia para que cada una de estas especies sobreviva.

En el año 1996 la reserva pasó a la categoría de en peligro, que le fue retirada en el año 2007. Sin embargo, sus valores ambientales y culturales son amenazados por, una pobre gestión ambiental de parte del gobierno y quienes habitan la biosfera. También ha habido mucha migración y colonización de la zona y se ha ampliado la frontera agrícola y las talas ilegales. Estas causas, hicieron que el Gobierno de Honduras pidiera su inclusión por segunda vez a la lista de Patrimonio de la Humanidad en peligro en el año 2011.

Sin embargo, las amenazas aún persisten, como el avance de la frontera agrícola para haciendas ganaderas, la cacería ilegal furtiva , las actividades de incendios forestales y la presencia del crimen organizado son las principales amenazas para la diversidad biológica del área; principalmente cuando dichos eventos se dan dentro de las áreas nucleos o de amortiguacion o de mayor conservación o en las áreas adyacentes a los cuerpos de agua.