Cuba inicia el curso con casi 2 millones de alumnos y déficit de maestros

450

Más de 1,7 millones de alumnos iniciaron el lunes el curso 2018-2019 en el sistema educativo cubano, cuya gratuidad y universalidad se considera una de las banderas de la Revolución en la isla, aunque hoy se enfrenta a problemas como el déficit de maestros y el deterioro de las infraestructuras.

El nuevo curso escolar abrió este lunes en La Habana con un acto nacional en la escuela Rafael María de Mendive -antiguo Colegio San Pablo- donde hace 150 años estudió el héroe nacional y prócer independentista José Martí, y que tras una restauración fue inaugurada con la presencia del gobernante de la isla, Miguel Díaz-Canel, junto a otras autoridades.

La escuela, considerada un lugar de relevancia histórica, está enclavada en el centro histórico de La Habana y cuenta con 19 aulas con igual cifra de maestros que acogen a 450 niños desde el preescolar hasta el sexto grado.

El rescate de la casa que perteneció al maestro Rafael María de Mendive demoró casi tres años y estuvo a cargo de la Oficina del Historiador de la capital, Eusebio Leal, con un costo de 7,8 millones de pesos cubanos (equivalentes a 312,000 dólares) más 1,5 millones de pesos convertibles cubanos (equivalentes a igual cantidad en dólares), según medios estatales.

Contó asimismo con aportes de la cooperación internacional procedentes del Ayuntamiento de Barcelona (España), la corporación vasca Tecnalia, también española, y de la japonesa Fundación Pandora.

A la salida del nuevo centro escolar, Díaz-Canel resaltó en declaraciones a Efe que es un inicio de curso “enaltecedor”, resultado del “esfuerzo de muchas personas comprometidas”, entre ellos los maestros y el personal de apoyo a la docencia.

Aunque reconoció que el sector enfrenta problemas materiales, el gobernante afirmó que “una de las seguridades que damos todos los años es que en los primeros días de septiembre hay escuelas y maestros para todos los niños cubanos”.

Más de 10,700 instituciones de educación primaria y media abrieron este lunes sus puertas con una plantilla de maestros cubierta al 93 %, que se completó hasta el 99,6 % con el empleo de otras “alternativas”, según explicó recientemente la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez.

El déficit de maestros es uno de los problemas que arrastra la educación cubana desde hace varios años y en este curso docente las provincias más afectadas son La Habana, Mayabeque y Matanzas.

Los bajos salarios que perciben los docentes han provocado que muchos de estos profesionales se marchen a otros sectores y en especial al del trabajo autónomo.

A largo plazo, la solución del Gobierno pasa por elevar la matrícula de las escuelas pedagógicas y la universidad, los dos centros formadores de docentes, así como incrementar la eficiencia y diversificar las carreras en las casas de altos estudios, según indicó la ministra.

Pero para lograr de momento contar con un maestro en cada aula, las autoridades educativas de la isla han optado por la inserción de personal contratado, profesores jubilados, alumnos de escuelas pedagógicas, estudiantes universitarios y directivos del sector.