Echan a una mujer de un vuelo por vestir una blusa semitransparente y escotada

Una mujer británica denuncia trato sexista de la compañía aérea EasyJet tras ser expulsada de un avión por vestir de forma muy provocativa a los ojos de la tripulación. El incidente ocurrió el 23 de junio en un vuelo de Málaga (España) a Londres (Reino Unido).

Harriet Osborne, de 31 años, llevaba una blusa de encaje parcialmente transparente al momento de ser confrontada por una azafata previo al despegue. Según informa The Sun, algunos pasajeros se habían quejado de que a la mujer se le veían los pezones.

«Ella me dijo: ‘Oh no, muévete a un lado’, y trató de cubrirme con mis manos», indicó Osborne, que no llevaba sujetador pero sí tapapezones. «Ella dijo: ‘No vas a ir a bordo de mi avión de esa manera, necesitas ponerte un ‘top'», añadió.

https://twitter.com/BaradielHaber/status/1145369839420268545

La tripulación ordenó entonces la expulsión de la fémina, alegando que su vestimenta no era apropiada dada la presencia de niños en el vuelo. La pasajera, una maquilladora con dos hijos, afirma que no le permitieron entrar de nuevo a la aeronave incluso después de que se cubriera la blusa con otra prenda.

«Me escoltaron lejos del avión. Yo estaba en ‘shock’. Fue muy sexista», denunció Osborne, detallando que debió pasar una noche más en la ciudad española tras haber finalizado sus vacaciones, y pagar casi 190 dólares por otro vuelo.

EasyJet, por su parte, reconoce que la joven acabó poniéndose un ‘top’ encima después de que se lo solicitaran «cortésmente», pero sostiene que «entonces procedió a actuar de manera disruptiva hacia un miembro» de la tripulación. «Nosotros no toleramos comportamientos abusivos o amenazadores hacia nuestro personal», aseveraron desde la aerolínea.

Osborne afirmó sentirse acomplejada luego de ser señalada por su forma de vestir, asegurando que nunca enseña su cuerpo en su vida cotidiana pero que estaba de vacaciones y decidió hacerlo de forma espontánea. En redes sociales se aprecian mayoritariamente mensajes a favor de su derecho a vestir como quiera pero no necesariamente dentro de un avión.

«Si bien personalmente veo [su atuendo] como para salir de noche y no como yo elegiría viajar, ¿quién puede decirle a alguien qué tiene que hacer? Aunque si es una política de la empresa, entonces se ha saltado las reglas», reflexionó una usuaria de Twitter. «Algunas personas ya no tienen los mismos estándares de decencia o respeto. Es todo ‘hago lo que quiero’ y cualquiera que se atreva a criticar es el malhechor», añadió otra internauta.