El 95% de casos en EEUU se resuelven con medios de pruebas testificales