El «fallo histórico» de la película Titanic que llevó a juicio al director James Cameron

Sin duda, la película Titanic (1997) se convirtió en una de las historias preferidas para los amantes del cine en la década de los 90, con grandes actuaciones de Leonardo DiCaprio y Kate Winslet en los roles estelares y una recaudación que alcanzó los 1.843 millones de dólares.

No obstante, existe una escena que produjo una especial disputa entre el director de la cinta, James Cameron, y la Fundación Titanic. Esta parte de la película muestra el final del Primer Oficial del barco, William McMaster Murdoch.

En la cinta, se aprecia que Murdoch se suicida de un disparo en la cabeza sobre la cubierta del Titanic, luego de matar a un par de pasajeros con su arma, quienes, desesperados por salvarse del hundimiento del navío, quisieron ingresar a los botes.

Esta versión fue desmentida por completo por parte de la fundación homónima, quienes indican que el marino nunca disparó a algún pasajero en cubierta ni cometió suicidio.

“Él (Murdoch) falleció al saltar sobre el pescante de uno de los botes salvavidas cuyas cuerdas se habían quedado atascadas. Rompió las cuerdas con un cuchillo, pero con el peso del bote lleno de personas recibió un fuerte golpe en la cabeza que le ocasiono la muerte instantánea”, sostuvo el director de dicha organización, José Ferreiro, a la cadena estadounidense ABC.

Años atrás, Ferreiro tamién se había declarado molesto con James Cameron por otra escena que involucraba al oficial. En esa parte, se mostraba al hombre como un ser “sobornable”, al recibir dinero de un pasajero, Caledon Hockey, a cambio de subirlo a un bote de rescate.

Contrario a lo que se piensa, desde la fundación sostienen que Murdoch fue uno de los héroes de la embarcación, ya que permitió que se salvaran más personas gracias a que mostró un criterio más amplio en momentos de apremio.

“Fue, sin duda, uno de los héroes del Titanic. Murdoch fue el primero que vio el iceberg, mandó realizar las maniobras correctas y cerró las compuertas estancas. Además, dejó embarcar en los botes salvavidas -que iban medio vacíos- a los hombres que quisieron hacerlo hasta completar la capacidad”, afirmó.

Cabe señalar que Cameron debió enfrentar un juicio por deshonra del oficial ante tribunales ingleses y norteamericanos, los cuales le dieron la razón a la familia Murdoch y la Fundación Titanic.

“Los familiares de Murdoch denunciaron a Cameron ante los juzgados británicos y americanos. Ambos les dieron la razón y condenaron a Cameron al pago de una multa y a hacer una nota de rectificación. Cosas que, naturalmente, tuvo que cumplir”, concluyó el director de la fundación.

William McMaster Murdoch (Foto) comenzó su carrera de marino en la Royal Navy tras graduarse de la escuela en el año 1887.

Sus viajes a través de la línea White Star, dueña del Titanic, empezaron en 1899, sin embargo, su primer gran viaje lo obtuvo en el R.M.S. Olimpic, un barco de 45 mil toneladas de acero que fue el más grande de su tiempo.

Tras años de servicio, se le ofrece ser el Primer Oficial al mando del “crucero más grande del mundo”, en el cual fallecería el 15 de abril de 1912.