El miedo por la denuncia impide investigación criminal