“El Plan Honduras 20/20 me parece extraordinario”, conferencista internacional

417

Tela (Atlántida), 26 de abril.- “El Plan 20/20 me parece una iniciativa extraordinaria; creo que la necesidad de tener al sector público y privado trabajando juntos es extraordinaria”, expresó hoy el conferencista estadounidense Ricardo Ernst, en el encuentro que el Consejo Empresarial de América Latina (CEAL) realizó en esta ciudad entre miércoles y este jueves.

“No es posible que la responsabilidad del porvenir y el futuro de un país esté exclusivamente en manos de un solo sector; es una responsabilidad mutua, en donde los dos tienen que contribuir”, razonó el expositor, quien tiene ascendencia venezolana y es profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad jesuita de Georgetown, en los Estados Unidos.

Agregó además que “creo que esta iniciativa (Honduras 20/20), está muy bien canalizada y ojalá siga desarrollándose como se ha venido haciendo, y lo más importante es que haya un compromiso, para poder llevarlo a cumplir los objetivos tan agresivos que se han estipulado”.

Gobernabilidad para competir

Ernst expuso que para que un país pueda desarrollarse y ser competitivo tiene que tener gobernabilidad, la cual es proporcionada por las personas que rigen los destinos del país.

“La gobernabilidad es la variable más importante en la cual los ciudadanos tienen la oportunidad de participar directamente. La responsabilidad de los gobiernos es sencillamente facilitar el engranaje de los países, en la realidad de la globalización y de las exigencias de la competitividad”, explicó.

“Vivimos en un mundo globalizado -prosiguió- y es por eso que tenemos ejemplos de países en los cuales la gobernabilidad en unos casos ha ayudado y en otros ha entorpecido el desarrollo”, apuntó.

En ese sentido, ejemplificó que “tenemos países como Singapur, en donde el Gobierno ha ayudado de una manera muy apreciable, y hay varios países en América Latina en los cuales la gobernabilidad ha entorpecido los procesos de desarrollo”.

“El caso de Venezuela es un ejemplo claro y triste porque era un país que tenía todas las condiciones y que en algún momento de su historia estuvo en un condicionamiento extraordinario de posicionamiento, no solamente en la globalización, sino con una excelente competitividad, pero desafortunadamente hoy está en una posición muy diferente”, concluyó el catedrático y conferencista estadounidense.