Inmigrante se quedó sin gasolina, llamó al 911 y terminó en manos de ICE

265

Un inmigrante mexicano que viajaba en su camión rumbo a realizar un trabajo de construcción terminó atrapado por ICE luego de tener una emergencia en la carretera.

Se trata de Gerardo Solis quien viajaba con un compañero desde Nueva Jersey hasta el estado de Indiana cuando en medio de la dura nevada que azotaba la autopista interestatal, el pasado 3 de marzo, se quedó varado debido a que se le había acabado la gasolina.

El mexicano de 31 años, en medio de la emergencia y “muerto del frío” llamó al 911, lo que no sabía era que al atender la emergencia las autoridades lo entregarían a ICE.

“Se les acabó la gasolina, y como estaba nevando y no había nada cerca por ahí para pararse para quitarse el frío pidieron auxilio a la policía y la policía en lugar de auxiliarlos, los agarraron para inmigración”, dijo la esposa del mexicano, Hilda Rodriguez en entrevista con Mundo Hispánico.

Solis abandonó Mexico en 2012 por la violencia del narcotráfico que azotaba su pueblo Nuevo León, al llegar a EEUU con visa de turista la dejó vencer en busca de un mejor futuro.

Sin embargo, hoy con tres hijos, el menor de 3 años y el único ciudadano estadounidense, la familia del mexicano está a la deriva ante la inminente deportación del padre. Según la esposa de Solis el mexicano tiene un record criminal completamente limpio.

“Mi esposo no tienen ningún récord criminal, él siempre está bien no tiene ningún tipo de problemas”, concluyó Rodriguez a Mundo Hispánico.

Solís se encuentra en el centro de detención del Condado de Seneca en el estado de Ohio.