Los hondureños deben abandonar el odio y acercarse a Dios