Muertes en el pozo fueron planificadas por otros reos