“No escuchamos al pueblo”: El primer ministro francés admite errores en su gestión de las protestas

76

El primer ministro de Francia, Édouard Philippe, ha reconocido que su Gobierno cometió fallos en la gestión de las protestas masivas de los ‘chalecos amarillos’ que han afectado el país galo durante las últimas cinco semanas.

“Cometimos errores. No escuchamos lo suficiente al pueblo francés. Sigo convencido de que quieren que este país sea transformado”, dijo Philippe al periódico Les Echos.

¿Qué quieren los manifestantes?

Las protestas del movimiento ‘chalecos amarillos’, que estallaron el pasado 17 de noviembre, estaban motivadas originalmente por el aumento planificado del impuesto sobre el combustible. Sin embargo, pese a que el Gobierno de Macron anuló ese aumento de impuestos, las protestas se han convertido en un movimiento más amplio dirigido contra de las políticas oficiales y sus reformas económicas.

Los manifestantes se quejan de los impuestos exorbitantes, de los bajos salarios y de la incapacidad de encontrar un trabajo bien remunerado, al tiempo que acusan a las autoridades de alejarse de la gente y trabajar en beneficio de las personas más ricas del país.

¿Qué ofrece el Gobierno?

Tras más de un mes de movilizaciones, Macron anunció que su país se encuentra en un estado de “emergencia social y económica” y ofreció algunas concesiones a las demandas de los manifestantes:

  • El mandatario adelantó que el salario mínimo de Francia aumentará en 100 euros al mes en 2019 y se comprometió a introducir exenciones fiscales sobre las horas extra.
  • Los ciudadanos que trabajan en Francia recibirán una bonificación especial a finales de año que estará exenta de impuestos.
  • El presidente subrayó la necesidad de crear puestos de trabajo e intensificar la lucha contra la evasión fiscal. Asimismo, anunció su intención de reunirse con los alcaldes y de dirigirse de nuevo a los ciudadanos de su país para informarles sobre el trabajo realizado.