No hay tintes políticos detrás de protestas del transporte