Pequeños partidos previenen la democracia