Presidente mexicano y su antecesor niegan haber recibido sobornos del cártel de Sinaloa

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y su antecesor, Felipe Calderón, negaron este martes haber recibido sobornos del cártel de Sinaloa, como denunció la defensa del narcotraficante Joaquín «el Chapo» Guzmán al arrancar el juicio en contra del capo en Nueva York.

«El gobierno de @EPN (Enrique Peña Nieto) persiguió, capturó y extraditó al criminal Joaquín Guzmán Loera. Las afirmaciones atribuidas a su abogado son completamente falsas y difamatorias», escribió en la red social Twitter Eduardo Sánchez, vocero de la presidencia mexicana.

Ante el jurado, el abogado de Guzmán, Jeffrey Lichtman, aseguró que el verdadero jefe del cartel de Sinaloa es Ismael «el Mayo» Zambada, coacusado en el proceso y prófugo de la justicia, quien habría pagado cientos de millones de dólares «al actual y al anterior presidente de México».

Calderón, mandatario entre 2006 y 2012, quien lanzó una polémica ofensiva militar antidrogas, fue el primero en rechazar las acusaciones a través de un mensaje de Twitter.

«Son absolutamente falsas y temerarias las afirmaciones que se dice realizó el abogado de Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán. Ni él, ni el cártel de Sinaloa ni ningún otro realizó pagos a mi persona», escribió Calderón.

Guzmán, quien escaló a las alturas del narcotráfico mexicano en los años 80, fue capturado una primera vez en Guatemala y entregado a México, pero se escapó de un penal federal escondido en un carro de ropa sucia en enero de 2001, cuando arrancaba el gobierno de Vicente Fox (2000-2006).