Trabajo de fumigación enfrenta trabas por desconfianza de hondureños