Transporte pesado amenaza con irse a paro