La actitud de los diputados pareciera de mareros contra autoritarios